Periodistas convertidos en Community Managers

Periodistas convertidos en Community Managers

Periodistas convertidos en Community Managers
Rate this post

Somos muchos los periodistas que nos hemos convertido en community manager cansados de «malvivir» de una profesión que ha estado y sigue estando «infravalorada» y que ha sufrido como otras muchas el intrusismo profesional.

Hay mucha gente que se hace llamar periodista o ejerce como tal sin la titulación ni experiencia que, en mi opinión, requiere un profesional de la información.

¡Cuántos conocemos a alguien que por salir en un programa de televisión, aunque sea la del pueblo, hablar por la radio o escribir algún artículo en prensa, se hace llamar periodista!

 

Pero eso no es lo peor. Lo más preocupante, que yo y muchos colegas hemos sufrido, es que las empresas pretendan que trabajes de periodistas sin hora de salida (ya se sabe, las noticias no tienen horario y cuando suceden hay que estar al quite), que les valgas para un roto y un descosido (editar, locutar, presentar, acudir a ruedas de prensa, hacer autocontrol, publicidad, comercial, llevar las redes sociales) por cuatro perras o en situación precaria a pesar de tener años de experiencia.

Aún así, aceptábamos los trabajos, porque decíamos «mejor esto que nada» pero, ¿qué ha pasado últimamente?

Internet llegó para quedarse y para hacernos la vida más fácil también a los periodistas.

La precaria situación laboral de los profesionales de la información y las oportunidades que ofrece la red para llegar al mundo entero han derivado en la proliferación de periodistas convertidos a community managers. 

¿Por qué tantos periodistas hemos tomado este camino? 

  • Porque ser community manager está relacionado con la información. Hay que saber escribir, comunicar, buscar, seleccionar y difundir contenido útil a una audiencia.
  • Porque el contacto con las Redes Sociales formaba parte de nuestra rutina laboral como periodista
  • Porque puedes desarrollar tus habilidades trabajando sin horario con la diferencia de que eres tú el que lo elije así y nadie te lo impone.
  • Porque la línea editorial la marcas tú y no te sientes obligado a escribir en contra de tus ideales (todos sabemos lo que supone trabajar en un medio supuestamente «independiente»).
  • Porque te permite conciliar tu vida laboral y familiar. Algo que no siempre es así si trabajas por cuenta ajena.
  • Porque es más gratificante escribir sobre lo que quieres, sentada en el sillón de tu casa y sin nadie que te marque el camino (aunque a veces eso no es del todo una ventaja).

Son muchos los motivos pero quizá estos son los más comunes a todos los periodistas que hemos tirado por este camino del Community Management y Marketing 2.0.

Sin embargo, una vez que nos adentramos en el maravilloso mundo del marketing digital y el Social Media, nos topamos con otra realidad: los sueldos, otra profesión muchísimo más reciente pero también infravalorada y los «listillos»

Hablaré de estos «problemas» uno a uno:

Los sueldos

Si trabajando de periodista has cobrado poco o una miseria en más de una ocasión, no creas que de community manager la cosa va a mejorar mucho, al menos, al principio.

Tienes varias opciones:

  • Montar tu negocio online con un blog en el que ofrezcas tus servicios de Community Manager y currártelo muy mucho para tener visibilidad, generar confianza y que empiecen a contratarte…Algo muy duro, créeme. Yo aún no lo he conseguido, así que no te puedo hablar de sueldos.
  • O hacer labor comercial y buscar clientes de tu entorno cuyas empresas o marcas puedas gestionar desde tu casa. Y con esto tampoco vas a poder hacer el viaje de tus sueños o comprarte la casa ideal ( ¡a no ser que mientas te toque la lotería, claro!)

Sin embargo, esta segunda opción al principio será más viable pero repito, no vas a obtener grandes beneficios. Piensa que ganarás igual o menos que en uno de los trabajos más decentes que has tenido hasta ahora como periodista.

Profesión infravalorada

La profesión de community manager es muy reciente si la comparamos con la de periodista y por tanto muy desconocida aún y más si vivimos en un sitio pequeño como es mi caso.

Cuando le dices a un amigo o vas a una empresa a ofrecerte como communi…qué? …te encuentras con varios tipos de personas:

-La que no ha oído ni siquiera la palabra en su vida

-La que ha escuchado algo sobre el tema pero no sabe muy bien en qué consiste

-El sabelotodo que se cree un community manager por tener una Fanpage y publicar de vez en cuando

-El que piensa que eso de estar en Redes Sociales no sirve para nada

-El que quiere aprender, mejorar e innovar en su negocio. Ahí tienes que entrar en escena. Son los que interesan.

 

Pero, créeme que no va a ser tan fácil.

Supongamos que te dice que sí, que le lleves su empresa en Redes Sociales porque quiere probar si funciona.

La pregunta va a ser: ¿y eso cuánto me va a costar? Y ahí es donde iréis mejorando poco a poco. 

Al principio seguro que casi regaláis el trabajo pero, conforme vayáis teniendo más clientes, os daréis cuenta de que no se puede trabajar bien por poco. Si quieres hacerte valer, no caigas como cuando ejercías de periodista y trabajes a cualquier precio.

Ya hablé de esto de los sueldos en otra ocasión, por si os interesa, aquí tenéis el enlace

Aquí he puesto un enlace de mi post de los sueldos pero no sé si es correcto hacer eso en un blog que me invita o debería omitirlo. Os lo dejo a vosotros. La verdad es que es el post que hasta ahora más aceptación ha tenido.

Los listillos

Cuando hablo de listillos me refiero a esas personas que sin tener ni idea de escribir, comunicar, sin una base, sin haber hecho ni un solo curso de formación, sin interés por aprender en un sector que cambia constantemente… pero con la cara de ofrecer sus «servicios de Community Manager» a los empresarios de tu zona, echan por tierra tu trabajo y tu profesión cobrando 30 ó 50 euros mensuales por dedicarse a pasar por el local de turno, hacer una foto, colgarla en el muro de Facebook y poner una frasecita y alé, a correr y a cobrar los eurillos del tontorrón de turno que le ha contratado.

Con gente así, que la hay, se te queda cara de tonta cuando vas hablas de precios y te sueltan: ¡Qué caro!, si Fulano cobra X.

Preguntas que puedes hacerle a ese cliente:

«Y, ¿qué hace Fulano? Si cobra 30 euros al mes, supongo que no dedicará más de 5 minutos al día a cada marca, si es que llega. Necesita muchas para sacar un sueldo y no sé de dónde saca tanto tiempo para gestionar tantas.

y si no, ¿está cobrando a céntimos la hora? Ni los pobres que trabajan en Asia para multinacionales tienen esos sueldos tan indignos y ¿por qué Fulano sí?, ¿es tonto? ¿o quizá no tiene ni idea de qué va esto de Community Manager?

¿por que un cerrajero te soplan 100 pavos por 5 minutos y los pagas o te gastas 300 euros en una cuña en radio durante una semana?»

En fin, que

No Comments

Post A Comment